Ayer veíamos como Ashley Simpson ha cambiado su look a un color castaño, hoy a sido al revés, una morena se ha pasado al bando de las rubias para mantener las cosas equilibradas. Jessica Biel muestra que el rubio no es algo que le venga mal, pero tampoco muy bien, un cambio brusco de un tenua oscuro a un rubio platinado. para encandilarse y saber inmediatamente que Jessica anda en el lugar. A lo mejor es una medida para que los hombres le dejen de mirar el pedazo de trasero que tiene, si ese era el objetivo lo logro a la perfección…aunque por poco.