princewilliam.jpg

Ayer hablábamos del día de furia del príncipe Harry, y hoy nos damos cuenta que al parecer el jugo viene en envase familiar, simplemente tenemos que ver esa mano y nos damos cuenta de que estamos hablando.

Por si no sabes la historia, te la resumo, Ana Ferreira una chica brasileña de tiernos 18 años estaba celebrando en un conocido club de Londres, en eso ve al príncipe y con la personalidad de estar un poco ebria le pide la foto, el príncipe accede y la niña siente una mano en su pechuga derecha, no dice nada pero luego al ver la foto se da cuenta de todo, y como unos minutos de fama no le asientan mal a nadie, muestra la foto en todos los diarios, y obviamente la madre de la brasileña se siente orgullosa de su pequeño retoño, si no me creen esto fue lo que dijo la chica en lo relacionado a su madre “My mother thought it was very funny. She is pleased I met Prince William even though he was a little naughty.” Genial historia para contarle a los nietos.

Via | The Sun