Bueno si no se dio cuenta en la entrada anterior porque habría de darse cuenta ahora. ¿no?
La diferencia que ahora no es el hijo quien le cuida las espaldas, sino alguien menos prudente. Una desinhibida cantante y un afortunado ayudante.