Las estrellas de High School Musical, Ashley Tisdale y Vanessa Hudgens esta semana en vísperas del año nuevo fueron a un local de comida rápida y a la hora de ordenar su comida, acosadas por decenas de fotógrafos, aprovecharon de bromear y de ponerse nerviosas a la hora de ordenar, un rato lleno de humor para disimular la sofocación que se les notaba en las sonrojadas mejillas.
Las chicas finalmente disfrutaron su merienda, pero evidentemente tras un buen rato intentando articular la orden que desean comprar.

Si hay algo que se pueda destacar, es lo fastidiosos que pueden llegar a a ser los paparazzis, si fuera yo se irian de una patada a molestar a otro famoso.