Esta famosa cantante norteamericana ha caido tan bajo, obviamente que por la droga que ya ni en el escenario puede mantenerse tranquila, para los que creían que su adicción a la cocaína era solo una falsa acusación aquí tenemos la prueba en el escenario de como su nariz comienza a sangrar. La cocaína en el fondo es un ácido tan potente que daña todo el sistema olfativo, las mucosas de la nariz reciben tal daño que este sangramiento es algo normal en los adictos, por otra parte la droga sube la presión arterial, por lo que el sangrado se hace más profuso.
Imagen de previsualización de YouTube