Existen dos posibles mensajes acerca del disfraz de Alessandra Ambrosio, o tiene muy poca creatividad en la elección de vestuario, o tiene ganas de que Don Hugh Hefner la invite a desnudarse en la revista para caballeros Playboy, porque si quisiera, las puertas tienen que estar muy abiertas para esta chica, que el jueves pasado la vimos en la fiesta de disfraces de Roberto Cavalli, a la que no pudimos asistir ya que fuimos a cubrir el evento de Monty en el VTP.