Esa manía incomprensible de las mujeres, ir de compras. Sólo miren a la morenaza Halle Berry con su panza a punto de estallar estando de compras en el Robertson Boulevard. Ojo que su bebé está pronosticado para dentro de menos de un mes. Hay que estar atentos.